Home Opinión Sobrevivieron en el Bonanza y trabajan en reparaciones
Opinión

Sobrevivieron en el Bonanza y trabajan en reparaciones

Tras el paso del huracán Otis la embarcación Bonanza sufrió daños, los cuales ya están en reparación, por lo que esperan que para diciembre puedan volver a navegar en la bahía de Acapulco realizando sus recorridos y seguir con sus actividades.

También te puede interesar: Buscan separar basura reciclable de Acapulco para no saturar el relleno

El Bonanza, con una antigüedad de más de 30 años, realizaba recorridos por la bahí;  además que había música, baile y otras actividades turísticas, al igual que el Acarey, pero este último se hundió. El Bonanza tuvo daños mínimos que ya están siendo reparados, indicó Omar López Davalos, piloto de la embarcación que sobrevivió al huracán Otis.

Omar López, piloto del Bonanza, narró que a las 11 de la noche antes de la llegada de Otis, estaban él y otras siete personas a bordo del barco, para realizar maniobras, para que el barco no se dañara por el huracán, pero sus esfuerzos no lograron evitar que sufrirá daños, pero que afortunadamente no hubo víctimas que lamentar.

Aseveró que ya tenían conocimiento de la fuerza del huracán, pues las autoridades ya les habían avisado, por lo que la navegación del puerto había sido cerrada, pero tenían que hacer las maniobras para que el barco no se dañara, no chocará con las otras embarcaciones.

Explicó que como tal no hay un reglamento o pasos a seguir, para maniobrar en esas condiciones, sin embargo, deben de ir en dirección a la corriente del viento, pero esa noche no se pudo pues las corrientes de aire cambiaban de manera constante.

Por lo que a la una de la madrugada, la situación se intensificó y ya no pudieron hacer nada, por lo que optaron por resguardarse y utilizar chalecos salvavidas, pues había riesgo de que el barco pudiera voltearse, pues este se movía de banda a banda, es decir de lado a lado, además que no tenían visibilidad de lo que estaba a lado.

También puedes leer: Hay más de mil habitaciones disponibles en Acapulco 

Lo que recuerda es que el Acarey, estaba a unos metros de donde estaban ellos, pero ese se hundió como muchas otras embarcaciones, pero el Bonanza por su estructura metálica, solo tuvo daños menores y estéticos, los cuales ya están siendo reparados.

Narró que esa noche escuchó gritos de auxilio y por la radio había también peticiones de apoyo, pero no podían hacer nada, porque no tenían visibilidad y también tenían que resguardarse al interior del barco.

Cuestionado sobre cuántas embarcaciones había esa noche en las de playas Manzacnillo, Tlacopanochan y Honda, que es donde la mayoría de barcos, yates y lanchas se refugiaron, respondió que no sabía cuantas eran, pero que estaba lleno, pero que al otro día que pasó todo y con la claridad, estaba desierto, pues muchas se hundieron y solo unas cuantas estaban a flote o encalladas.

Omar, a sus 29 años de edad, dijo que no tenía miedo de volver al mar, pues esto era una experiencia, para después tomar otras medidas de seguridad, ya sea llevar el barco a otro lado a guardar o diferentes maniobras, pero si tiene tristeza por su compañeros que iba en el Acarey y no pudieron salvarse esa noche.

También te puede interesar: “No vamos a descansar hasta que se levante Acapulco”

Pese a la situación que se vivió en Acapulco, los trabajadores del Bonanza, trabajan para reparar el barco, por lo que esperan para diciembre poder reanudar actividades para los turistas que lleguen a visitar el puerto y así seguir adelante.

Irma Reyes, trabajadora del Bonanza, explicó que el barco ya había sido revisado por expertos en la navegación, por lo que determinaron que el barco de acero, solo tuvo daños menores, por lo que podrá seguir trabajando y esperan que para diciembre, ya reanuden su actividad marítima.

Añadió que del Bonanza dependen unas 60 familias, por lo que están realizando las reparaciones correspondientes, pero a pesar de que los daños son mínimos, la tardanza se debe a la falta de materiales, puesto que tiene que ir a Chilpancingo o Cuernavaca, por los materiales como pintura y láminas para reparar el barco, lo que hace que sea más tardado.

Comentó que el sustento de las 60 familias depende de que haya turismo, pues hasta antes de Otis, todos los días realizaban viajes de recreo por la bahía, pero ahora tienen que esperar, para que se rehabiliten los hoteles y pueda llegar el turismo de lo contrario no habrá ingresos.

Hasta el pasado 16 de noviembre, la Secretaría de Turismo (Sectur), informó que hay mil 554 habitantes disponibles en Acapulco en 45 hoteles, entre el Acapulco Tradicional, Dorando y Diamante, sin embargo, algunas cadenas hoteleras han anunciado su reapertura hasta el 2024 y en otros casos hasta dentro de dos o tres años con el hotel El Canon y Dreams.

Artículos Relacionados

Contexto PolíticoOpinión

Contexto Político

PSG: campañas y estrategias rumbo al 2 de junio Por Efraín Flores...

Opinión

“DAVID GUZMÁN MALDONADO, FALLECIÓ A LOS 70 AÑOS”:-

(Por: Juan Antonio Guevara Campillo –Nikita-) El día de hoy miércoles 10...

Celular PolíticoOpinión

CELULAR POLÍTICO

Dra. en Ciencias: Magda Susana Jáuregui EL SNTE, ESPERA RESPUESTAS POSITIVAS A...

Opinión

FORO POLITICO

Por Salomón García Gálvez. GOBERNADORA EVELYN: AJUSTÒ GABINETE. Era tiempo y necesario...