Home Opinión La emergencia no ha terminado
Opinión

La emergencia no ha terminado

“La emergencia no ha terminado”, soltó una mujer entrada ya en años al pasar entre los “cerros” de basura y escombro que a 25 días todavía “adornan” la Costera Miguel Alemán de Acapulco.

Y es cierto, la emergencia tras el paso del huracán “Otis” que impactó de lleno al puerto de Acapulco no ha pasado. Tres horas bastaron para dejarlo hecho trizas, devastado, destruido… y tuve que comprobarlo directamente. No me podía quedar con esa sensación.

El miércoles de esta semana, unos amigos me convencieron para acompañarlos a una visita relámpago al puerto de Acapulco. Reconozco que no había querido ir. No quería ver con mis propios ojos la devastación que reflejaban las imágenes subidas a las “redes sociales”.

A mi me gusta el Acapulco que conocí, fuerte a pescado, caluroso, salado, pero sólo para pasar unos dos o tres días en la playa, acostado en una hamaca, y después regresarme a mi Chilpancingo del alma.

En 1997, como corresponsal de Notimex, cubrí la devastación que dejó el huracán “Paulina”. Por espacio de 20 días estuve allá. En 2013 el huracán “Ingrid” y la tormenta tropical “Manuel” me dejaron “encerrado” en el puerto junto con mi familia toda la semana que tardaron en reabrir la comunicación por tierra las autoridades gubernamentales. Gracias “Pochunco” y comay Elvira por su hospitalidad.

Las imágenes de la devastación causada por esos fenómenos hidrometeorológicos están en mi mente, ahí siguen. Todavía recuerdo cómo quedó la avenida Cuauhtémoc, el río de El Camarón, Renacimiento y la colonia Zapata tras el paso de “Paulina”.

“Otis” rebasó todo… La destrucción que dejó sólo se puede comparar a una película de ciencia ficción.

Es cierto que por la avenida Costera Miguel Alemán ya se puede transitar, con dificultades, pero sí se puede. Los pocos policías turísticos y de tránsito y los mismos trabajadores que recogen las toneladas de basura se afanan también en alivianar el tráfico.

Pero la basura ahí, sigue. Son cientos y cientos de toneladas de basura acumuladas a las orillas de la Costera Miguel Alemán y calles que comunican a ella. Los lotes baldíos y terrenos que son ocupados por los grandes hoteles como estacionamiento también sirven como basureros improvisados.

Esto yo lo vi, nadie me lo dijo y por eso una pregunta rebota en mi cabeza “de burro calabacero”, como dijera mi adorada tía Chema; “¿¿¿A qué chingados vino el presidente Andrés Manuel López Obrador el miércoles de esta semana???

Y es que es cierto lo que dice un reportero de Acapulco: le “maquillaron” la Costera para que viera que sí están trabajando, pero no había necesidad de eso, porque el señor López Obrador simplemente no salió del Centro de Mando al que llegó. Para eso mejor le hubieran armado una reunión vía “zoom” —el desde su cómoda oficina allá en el Palacio Presidencial— con la gobernadora Evelyn Salgado Pineda, los alcaldes Abelina López Rodríguez y Ossiel Pacheco Salas y los mandos de la Sedena, Marina y Guardia Nacional.

¿A qué vino?, reitero mi pregunta. Si no recorrió las zonas afectadas por el huracán por no manchar su investidura de Señor Presidente de la República con los insultos de la gente damnificada, mejor no hubiera salido de su Palacio Virreynal. Digo, así su investidura estaría más protegida.

Lo que vi es que no hay una estrategia ni para la recolección de las miles de toneladas de basura. También me di cuenta que están dejando sola a la alcaldesa Abelina López Rodríguez y a la gobernadora Evelyn Cecia Salgado Pineda, quien más de 20 días después —¡¡vaya!!— al parecer se puso a trabajar aunque sea en el reparto de despensas, que está de más que lo haga ella.

También a ella la está dejando sola su “gran presidente”, Andrés Manuel López Obrador, quien no ha cumplido con su máxima esa de “amor con amor se paga”, porque su indolencia sí llega a ser criminal, como lo dijo hace unos días el dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos, Evencio Romero Sotelo, y lo justifica el hecho de que también ordenó que se terminara el censo de viviendas afectadas cuando ni siquiera ha iniciado el censo agropecuario a pesar de que se cuentan por cientos las hectáreas de cultivos perdidas.

Por lo que vieron mis ojos, ni siquiera en la Costera Miguel Alemán de Acapulco la emergencia ya terminó. Mención aparte merece el abandono en el que se encuentra el área rural del municipio porteño, Coyuca de Benítez, San Marcos y demás municipios que resultaron afectados por el paso del meteoro.

¡¡¡La emergencia no ha terminado!!!

Artículos Relacionados

Contexto PolíticoOpinión

Contexto Político

PSG: campañas y estrategias rumbo al 2 de junio Por Efraín Flores...

Opinión

“DAVID GUZMÁN MALDONADO, FALLECIÓ A LOS 70 AÑOS”:-

(Por: Juan Antonio Guevara Campillo –Nikita-) El día de hoy miércoles 10...

Celular PolíticoOpinión

CELULAR POLÍTICO

Dra. en Ciencias: Magda Susana Jáuregui EL SNTE, ESPERA RESPUESTAS POSITIVAS A...

Opinión

FORO POLITICO

Por Salomón García Gálvez. GOBERNADORA EVELYN: AJUSTÒ GABINETE. Era tiempo y necesario...