Home De Portada El Rudo que volvió a nacer entre las olas de Otis
De PortadaEstadoOTIS

El Rudo que volvió a nacer entre las olas de Otis

Todos los yates, lanchas, barcos con fondo de cristal se perdieron, algunos de ellos quedaron en la playa Manzanillo, Honda o Tlacopanocha, destrozados.
Todos los yates, lanchas, barcos con fondo de cristal se perdieron, algunos de ellos quedaron en la playa Manzanillo, Honda o Tlacopanocha, destrozados.

El Rudo volvió a nacer entre las fuertes olas del huracán Otis, esas olas que destrozaron sus tres embarcaciones turísticas y le quitó la vida de sus amigos, fueron las que lo devolvieron al embarcadero, por lo que dice que volvió a nacer con ayuda de esos amigos que murieron aquella noche.

Lorenzo Esteban Hernández conocido como El Rudo, capitán del barco Molacha, estuvo en el momento que Otis tocó tierra como categoría 5 en el puerto de Acapulco, que por los fuertes vientos y oleaje destrozó el barco que ocupaba para renta de pesca deportiva y otros servicios turísticos.

Narró que ese día se les avisó del huracán por lo que trasladaron todos los barcos al refugio, un espacio donde están bloques de cemento y boyas en donde amarran los barcos para resguardarlos por lluvias, huracanes, alto oleaje o cualquier situación climática, pero en esta ocasión no los protegió.

El Rudo contó que en el refugio había decenas de embarcaciones. Entre ellas el Acarey, una embarcación popular del puerto de Acapulco en el sector turístico, barco que se hundió por la fuerza del mar.

Lorenzo Esteban Hernández conocido como El Rudo, capitán del barco Molacha, estuvo en el momento que Otis tocó tierra. Fue testigo de cómo las terribles olas hundieron embarcaciones con todo y su tripulación.
Lorenzo Esteban Hernández conocido como El Rudo, capitán del barco Molacha, estuvo en el momento que Otis tocó tierra. Fue testigo de cómo las terribles olas hundieron embarcaciones con todo y su tripulación.

EL ACAREY

Dijo que en el refugio veían como el Acarey se movía pero que no podían hacer nada, estaban en la misma situación. A la 01:40 de la mañana el Acarey, junto con sus tripulantes, pereció ante los fuertes vientos y el agua de la lluvia que rompió las cadenas y boyas metálicas para anclar el barco en el refugio.

Narró que escuchó como pedían ayuda los tripulantes del Acarey pero que no pudieron hacer nada. Las olas también ya lo estaban jalando y la lluvia, con vientos de 300 kilómetros por hora, le dañaron los ojos, por lo que apenas alcanzó a ver cómo murieron sus compañeros marinos.

El Rudo contó que el Acarey quedó hundido en unos 10 minutos y, al poco rato, su propio barco, la Molacha empezó a dañarse, por lo que se echó al agua para salir. Estuvo en el agua hasta que las mismas olas lo sacaron a la orilla.

También te puede interesar: La muerte y Otis, cinco días para enterrar a un familiar

Contó que también pedía ayuda, pero que nadie lo escuchaba por la fuerza del viento y por las fuertes olas; pero que en la Marina, un lugar cerca del refugio, vieron que estaba en el agua por lo que intentó acercarse a la orilla, pero no pudo, “fueron como cinco olas que estuve ahí hasta que me sacó del agua, todo rayado” pues en su cuerpo tiene múltiples heridas que ya están cicatrizando.

Aseveró que cuando el agua lo sacó, la gente que estaba en el lugar lo ayudó y lo pusieron en un lugar seguro en donde perdió el conocimiento. Pero antes vio algunos cuerpos de sus amigos fallecidos.

Foto: Jesús Garibay
Foto: Jesús Garibay

SOBREVIVIR

Por la mañana, se percató de la magnitud de sus heridas y le contaron lo que había sucedido en la noche y madrugada del paso de Otis. Todos los yates, lanchas, barcos con fondo de cristal se perdieron, algunos de ellos quedaron en la playa Manzanillo, Honda o Tlacopanocha, destrozados.

La noche del huracán dijo que les avisaron de las condiciones climáticas, pero que al subir de intensidad y la rapidez de Otis se quedaron en el refugio, en donde cuidarían su embarcación, pero ya no pudieron salir y se quedaron a la buena de Dios.

También te puede interesar: Fuerza Acapulco, a una semana de Otis 

A las siete de la noche esperaban un huracán categoría cuatro que, de acuerdo a su experiencia en el mar, las embarcaciones aún pueden soportar, pero con Otis todo fue diferente.

Ahora sólo espera recuperarse e ir al muelle a buscar los restos de sus barcos. Molacha, Blue Fin, Black Tuna, patrimonio que obtuvo con 56 años de trabajo y que calcula tienen un valor de 5 MDP, por los tres barcos. Necesita poder levantarse, pues recién había adquirido la Molacha a crédito, pero Otis la destrozó.

“Voy a bajar a irme a buscar mis barcos, uno está con el pico pa’ arriba; tratar de sacar lo que pueda y si puedo poner a flote bien y echar andar sus máquinas, porque esto va pa’ largo, no creo que vayamos a tener un diciembre bueno”

Añadió que desea volver a ver a sus amigos y poder estar todos juntos para ir a pescar, platicar como antes lo hacían y juntarse a buscar sus embarcaciones, pero que es una situación complicada porque varios de sus compañeros están desaparecidos o fallecidos. Dice que le echará ganas a la reconstrucción y todo, pues piensa que quizás sus amigos que fallecieron esa noche de Otis lo ayudaron a salir del agua para seguir adelante.

También te puede interesar: INTENSIFICA GOBIERNO DE GUERRERO EL TRABAJO EN TERRITORIO EN ZONAS AFECTADAS POR HURACÁN OTIS

Fotos: Jesús Garibay

Diario de Guerrero

Artículos Relacionados

Estado

Recula escuela en prohibir lavado de manos pero revela que el problema es conseguir agua

Abel Miranda Ayala La institución de educación privada “Centro Escolar Chilpancingo” reculó...

De Portada

Problema del agua debería ser prioritario en la agenda

Baltazar Jiménez Rosales El problema de la escasez del agua en Chilpancingo...

De Portada

Investiga la Fiscalía estatal la irrupción de armados en la sierra de Coyuca de Benítez

Abel Miranda Ayala Ante el robo de vehículo y otras propiedades que...

Estado

En escuela de La Montaña uniformes de los niños son piezas valiosas artesanales

Abel Miranda Ayala Niños de preescolar de la comunidad de Valle Hermoso,...