Home Entretenimiento “CUANDO DE VERDAD HABLAMOS CON EL CORAZÓN”
EntretenimientoOpinión

“CUANDO DE VERDAD HABLAMOS CON EL CORAZÓN”

(Por: Juan Antonio Guevara Campillo –Nikita-)

Hoy, Nikita no les va a hablar de deportes, de sociales, de política o de guerras,  no estimadas, estimados y finos lectores de este humilde servidor de ustedes, que gracias a Dios, me han preferido a lo largo de más de medio siglo, en los diferentes medios de comunicación en que se me ha dado la oportunidad de expresar mis ideas, mi pensamiento y sobre todo mi sentir. Hoy, quiero abrir mi corazón a ustedes, sacar de él, lo más íntimo y puro, y que mejor que hacerlo con dedicatoria especial a mi nieto el primogénito Diego Antonio, el primero de mi dinastía y de la dinastía Ayala-Guevara, quien actualmente está estudiando su Carrera Profesional en la ciudad de Cuernavaca, Mor., y quien nació, se desarrolló y ha crecido muy cerca de mi entorno, convirtiéndonos de esta forma, en dos grandes aliados, y tratando a mi manera, de inculcarle las mejores enseñanzas que un abuelo puede prodigarle a su nieto. Puedo decir con satisfacción que Diego Antonio, tiene mucho de Nikita, lo fui moldeando poco a poco, y sobre todo, le fui inculcando el amor al trabajo, la perseverancia, y el deseo de triunfar en la vida, es más, me atreví cuando él apenas tenía 12 0 13 años, a enseñarle a redactar, y al paso del tiempo, le di un espacio en “Diario de Guerrero”, y publicó muy emocionado por primera vez, su Columna Deportiva titulada “Mini-Comentarios Deportivos” por “Nikita Jr.”, ya que mi columna es simple y llanamente: “Comentarios Deportivos”.

       Escribo este artículo porque me encontré de casualidad en mi archivo muy personal una Carta que me envió desde Cuernavaca, Mor., el buen Diego Antonio, fechada el 24 de agosto del 2022, y que a la letra y en forma textual, dice lo siguiente: “Querido Papá-Toño”: Espero se encuentre bien, ya que en esta carta quiero expresarle todo mi agradecimiento a la vida, porque sea usted mi abuelo, nunca me había dado la oportunidad de hablarle de esta manera, ya que me daba mucha pena expresar mis sentimientos hacia usted y con la familia en general, pero hoy, en esta carta, me doy la oportunidad de agradecerle  por todas las enseñanzas y consejos que me ha dado, no sólo de manera oral, si no que con hechos, pues siempre me ha dado consejos de todo tipo, siempre tiene un consejo para mí, y esas son las cosas de usted que más admiro. Desde que tengo uso de razón y de memoria, hemos compartido miles de cosas juntos, ya que nuestra conexión más fuerte es por el bendito fútbol, pues desde muy pequeño lo he acompañado a las canchas de la ciudad, y soy muy conocido por sus amigos como “el nieto de Nikita”, algo que me llena de orgullo siempre que lo mencionan, también sé que siempre que se puede vemos los partidos de fútbol juntos en la sala de la casa o en su estudio, y sobre todo, no hay un partido del América que no hayamos visto juntos, claro, siempre y cuando se pudiera, y así como al mismo tiempo me contaba sus grandes y largas anécdotas, tanto deportivas, sociales y familiares.

       Una de las cosas que más le admiro en su historia de vida –dice mi nieto-, es su superación, ya que desde siempre fue una vida muy difícil, pero nunca se rindió, y siempre se superó asimismo, ya que con sólo 3 meses de preparatoria, y salir de su casa a buscar la vida después de la muerte de su abuelo Moisés, logró triunfar con la familia que creó, y sus ya 50 años de matrimonio con mi abuela Soco, y le aseguro que siempre los admiraré a ustedes dos, y serán mis ejemplos a seguir, pues llegaron muy lejos, sin que nadie les regalara nada. A veces creo –dice Diego Antonio-, que usted piensa que me necesita o necesita a la familia, siempre que existe algún problema, o algún imprevisto que se tiene que resolver, pero en realidad es lo contrario, ya que yo y toda la familia, lo necesitamos más a usted, que usted a nosotros. Esta carta –me dice mi nieto-, es un pequeño homenaje en vida hacia usted, así como siempre lo ha hecho, y me lo ha enseñado, porque sé que no es necesario hacer un evento o algo en grande, ya que con estas sinceras palabras que hoy le escribo, es más que suficiente, para que sepa que lo amo, respeto y admiro, como a nadie en esta vida, y hoy repito las palabras que usted mismo expresa de su abuelo, el Maestro Moisés, que son: “Mi abuelo es un chingón”, y se lo digo hoy en vida, ya que como usted dice: “No sirve de nada decirlo sobre su tumba, se lo digo hoy que está conmigo”.

       Y finaliza diciendo mi nieto Diego Antonio: “Con esta pequeña pero significativa carta, le recuerdo “papá-Toño”, que siempre será mi ídolo, y que voy a trasmitirle a todas las personas que conozca, quien fue “Nikita”, y espero que sigamos compartiendo juntos muchas cosas por muchos años más, y nos siga dando lata, como también dice usted, y termino expresándole mi cariño y respeto evocando con orgullo, ese gran pensamiento acuñado por usted que a la letra dice: “TRABAJAR POR LA NIÑEZ Y LA JUVENTUD, BIEN VALE LA PENA DE ATAQUES MEZQUINOS, Y LA INGRATITUD DE UNOS CUÁNTOS”. Que puedo decir ante esta avalancha de palabras sinceras y emanadas del corazón, de mi nieto primogénito Diego Antonio, pues nada, que ya está todo dicho, que lo único que me queda es decirte Diego, que me siento muy orgulloso de ti, ya que no fueron en vano los miles de consejos que te he dado a lo largo ya de 21 años de conocernos y de convivir en forma cotidiana, y que de eso estoy muy seguro, siempre habré de transmitirte cosas positivas que te sirvan en tu vida futura, que mientras yo viva y esté en este plano terrenal, contarás con tu abuelo y con toda tu familia. Lucha por la verdad, lucha por que la vida te sonría y te dé la oportunidad de demostrarle al mundo entero, que querer es poder, que solo a base de esfuerzo y mucha dedicación, se logra el éxito, confía en ti siempre, no dudes de tu capacidad, y te voy a pedir, que no eches en saco roto, el enorme sacrificio que hacen tus padres María Eugenia y Martín, para que tú sea un hombre de provecho. ¡Dios te bendiga y proteja siempre hijo mío”. Es todo. (Nikita).

Written by
Diario

Periodismo en Diario de Guerrero

Artículos Relacionados

OpiniónTumbando caña

Tumbando Caña

Juan Antelmo García Castro FUNDADORES DE MORENA RESPONDEN A JACINTO GONZÁLEZ Militantes...

Contexto PolíticoOpinión

Contexto Político

Acapulco: ¿continuismo o cambio? Por Efraín Flores Iglesias Desde hace 32 meses...

Celular PolíticoOpinión

CELULAR POLÍTICO

Dra. en Ciencias: Magda Susana Jáuregui EL DEBATE DEL DOMINGO, INDUJO A...

Opinión

“LA CULTURA Y EL  Y ARTE PERMITE TENER AMISTADES”

(Por: Juan Antonio Guevara Campillo –Nikita-) Es muy gratificante tener amistades conscientes...