Home De Portada “Cali” y la falta de ventas generada por la violencia
De PortadaLocal

“Cali” y la falta de ventas generada por la violencia

La exclamación de “Cali” salió espontánea y llena de una gran preocupación: “¡chingada madre!, ¡tengo que juntar dos mil pesos y no hay nada de gente!”

Efectivamente, pasado el mediodía de ayer la plaza cívica “Primer Congreso de Anáhuac” lucía casi desértica. Sólo unas cuantas personas deambulaban por sus pasillos, mientras que los comerciantes ambulantes que tienen permitido vender sus productos en ese lugar fácilmente podían echarse una siestecita.


En la desértica plaza cívica “Primer Congreso de Anáhuac”, ayer, sólo los comerciantes hacían guardia junto a su mercancía. El amigo “Cali”, entre ellos.

Y es que ayer, como consecuencia de los cuatro asesinados en la base de Urvan de la colonia El Encanto —tres choferes y un comensal—, las organizaciones de transportistas de esta capital del estado acordaron suspender durante tres días el servicio de transporte público en la ciudad a manera de protesta por la galopante ola de inseguridad y violencia que agobia a Chilpancingo en particular y a Guerrero y el país en general.

El resultado que esta medida dejó ayer fue muy lógico: las calles de la ciudad con muy poca afluencia vehicular y el zócalo casi desértico, sólo algunas personas caminaban por sus pasillos, mientras que los comerciantes ambulantes se entretenían con sus teléfonos celulares.

Calixto Segundo Galindo, quien desde hace más de 20 años se dedica al comercio y que en la plaza cívica vende cinturones, carteras, frazadas y keskemes, lamentó esta situación que afecta seriamente a quienes se ven obligados, como él, a salir a trabajar todos los días, todo el día y recordó que esta es la segunda vez que Chilpancingo vive un día como el de ayer; el primero fue hace casi un mes cuando circuló la versión de que habitantes de las comunidades del “Circuito Azul” irrumpirían violentamente en la ciudad.

—A nosotros que trabajamos día a día y tenemos que llevar el sustento familiar, la verdad sí nos perjudica demasiado, porque vamos al día y desgraciadamente esta situación que prevalece en esta ciudad, lógicamente nos afecta a todos los comerciantes y locatarios, a los ambulantes. La verdad nos da mucha pena, mucho dolor, porque esta situación nos perjudica a todos.

Además, mencionó que desafortunadamente, los comerciantes ambulantes no tienen las mismas posibilidades que los grandes empresarios, que ante este tipo de situaciones pueden emigrar a otras ciudades: “nosotros no, nosotros como vendedores pequeños no tenemos esa alternativa”.

—Y tienen que salir a trabajar todos los días, independientemente de cómo esté el día, se le inquirió.

—Claro que sí, como esté la situación. Nosotros sufrimos día a día, estamos aquí por necesidad, no estamos por gusto; tenemos familiares, enfermos, compromisos para lo cual tenemos que sacar día a día, porque nada es “de a grapa”, tenemos que pagar la mercancía, tenemos deudas con los proveedores y desgraciadamente esto nos afecta a mucho.

Y es que recalcó que ellos necesitan vender “algo” todos los días, porque “no creas que todo lo que tenemos es nuestro, también pedimos mercancía fiada y tenemos que depositar el dinero, pero desafortunadamente hoy no lo podemos hacer, porque no hay gente y no hemos vendido nada y lo que tenemos que hacer es aguantarnos.

En este sentido, el buen amigo Cali hizo votos porque esta situación se resuelva de la mejor manera, para que la ciudad vuelva a la actividad normal y la población vuelva a su trabajo y haya circulante.

—¿Cuál es el llamado a las autoridades?

—Que no se hagan de la vista gorda ni de oídos sordos; ellos saben de qué se trata y que Dios me perdone si estoy juzgando mal, pero lo que se ve no se juzga. Ellos deben tomar cartas en el asunto y tratar de remediarlo y buscarle una solución.

—Y no evadir su responsabilidad…

—Claro que no. Tienen la facultad, por eso son autoridades; si ellos son la autoridad deben de resolver el problema, no se cómo pero deben hacerlo. Si buscaron el cargo es porque sentían que podían. Cuando nos piden el voto siempre nos prometen, pero no se comprometen.

Cali cerró la entrevista con una frase: “queríamos un cambio y aquí estamos; desgraciadamente estamos viendo que no es así, las cosas son diferentes”.

Written by
Diario

Periodismo en Diario de Guerrero

Artículos Relacionados

De Portada

En el zócalo de Chilpancingo existen  180 vendedores ambulantes ilegales

Por Abel Miranda Ayala El 80 por ciento de los ambulantes 180...

De Portada

Tome precauciones, “la calor” seguirá “a lo jijo”

Baltazar Jiménez Rosales A pesar de que en el estado se han...

De Portada

Confirman 3 muertos más por dengue en Guerrero; ya suman 8

Por Abel Miranda Ayala El estado de Guerrero se mantiene en primer...

Local

Los manifiestantes llegaron a la rectoría gritando consignas en contra de Saldaña Almazán

Josué Miranda Egresados de la Facultad de Ciencias Químicas Biológicas marcharon en...